julio.c.alcubilla@gmail.com

miércoles, 11 de abril de 2012

13/03/2012 El niño maltratado, un controversial tema tratado por la Dra. María Mercedes Castro


En inicio del X Simposio de Cardiología Preventiva, tuve el placer de recibir a la Dra. Castro, para darle apertura al difícil y controversial tema del niño maltratado. Esta entrevista será el inicio de varias entregas. 

Por: Julio César Alcubilla. Mail:saludlatam@gmail.comtwitter@editorglobal.

"Este es un tema sumamente árido, difícil, las personas no quieren escuchar de esto porque es un tema que lesiona mucho los sentimientos. Es muy difícil pensar para nosotros los pediatras también, que un cuidador de un niño por no decir sus padres, sean capaces de hacerle un daño a un menor indefenso. Distinguir que cuando existe la intención de ahacer daño, existe un maltrato" 

Dra, sin duda alguna para mí es un tema por igualmente difícil, me afecta debido a que considero que esto raya dentro de la aberración, sin embargo debo reconocer que tiene aristas, desde algún punto de vista que me deben procurar un entendimiento. ¿Cuándo un padre maltrata se podría deber a que fue igualmente maltratado? ¿Por igual, todo el stress, destres y lo que la sociedad impone que le hace daño a esos padres y generar una actitud violenta, podría considerarse un detonante?
"Usted está en lo correcto, nosotros lo hemos denominado el circulo violento, por un lado está el agresor, por el otro el niño victima; luego tenemos un momento de crisis, un evento que a este adulto o a este adolescente, le ha hecho perder el control. Se desencadena un momento de ira en el cual se drenan todos estos sentimientos negativos, sobre este niño víctima. El cual suele tener un factor particular en su conducta, o en su personalidad que lo hace más susceptible."
"Es decir, en una familia donde hay cuatro o cinco niños, uno solo es el que sufre esto probablemente, pero en el fondo y en el trasfondo está la sociedad permisiva que ignora ese maltrato, que no le hace caso, que prefiere evadirlo, probablemente por miedo a enfrentarlo o tocar el tema. Por temor a que exista una acción en su contra personal o legal, por lo tanto mantiene silencio. Incluso esto se debe a hábitos de crianza, en los cuales se confunde la disciplina con el maltrato. Existe de tal manera una sutil línea éntrelas técnicas de disciplina y una agresión; siempre que utilizamos la fuerza esto es intencional y responde a una agresión."

"El niño abusado el día del mañana, si nosotros no le damos la asistencia, estamos creando un nuevo perpetrador. El agresor y la víctima, ambos necesitan ayuda psicológica, obviamente no por el mismo equipo; yéndose la atención mayor sobre el niño, tanto desde el punto vista físico como el psíquico."

"Realmente el perdón es divino, he intentado brindarles un panorama general de cómo en un momento dado algo puede ocurrir. Sin embargo el maltrato recurrente y en muchos casos planificado, como en las lesiones por quemaduras en el área genital o región glútea, suele existir un desencadenante común, puede deberse a las expectativas de conductas. La madre tiene expectativas acerca de lo que un niño debe tener en el control de sus esfínteres y el niño no los cumple, es probable que las expectativas de esta madre no sean reales, ella se las ha imaginado. Como por ejemplo se imaginó que ese niño al año ya no debería manchar la ropa interior. La forma que ella fragua para que este niño no lo haga, es agrediéndole localmente en sus genitales o glúteos; aquí como veras, no existe ira, sino una expectativas de la madre no satisfechas por el hijo. En el fondo esta madre necesita apoyo pero la sociedad y los pediatras, médicos y educadores estamos en el deber de educarla."

"Darles a estos padres educación, para que identifiquen que sus expectativas referentes a un margen de edad deben de estar en lo correcto, si lográsemos hacer difusión de esto a diario y en todos los niveles, muchas de estas situaciones no ocurrirían. Los padres evitarían agredir a un niño, porque no camine, cuando tenemos la errada expectativa de que debe hacerlo; porque considera que ya está en la edad de caminar."

"Existen unas normas internacionales que han sido seguidas por la academia de pediatría, que nos precisan que toda agresión física, aun siendo suave, una nalgada,  ya esto constituye agresión; porque este es un menor y porque debemos entender que existe una desproporción física, entre el agresor y el agredido. Lo segundo es que tenemos normas de disciplina que se convierten en castigo, las normas actuales jamás conducen a contacto físico. Siempre que se toma un instrumento para tratar de poner orden, aunque sea un bolígrafo y se le da con este a un niño, o se le indica de forma ofensiva, se le está maltratando."

"Por debajo de dos años, lo que se debe hacer es tratar de tranquilizarlo, ignorarlos, no intuyendo con esto que hay que dejar hacer lo que les venga en gana. Por el contrario debemos aprender a ignorarlos por un momento, para auto controlarnos. Est{a indicado para los niños a partir de dos años, el tiempo de reposo, o no ver su programa favorito, explicarles las consecuencias y las reglas claras, es lo indicado. Cuando ocurre algo inapropiado, inmediatamente se ha de tomar conducta, el tiempo de reposo es llevado a cabo por espacio de unos minutos, en los que no haya distracción, ni miedo, ni oscuridad, el lugar debe ser fijo y destinado, en conocimiento del niño, con un reloj, cuando este suene se libera el niño. Sin alteraciones de ninguna índole, sin alzar la voz, porque esto también constituye agresión." 
Invito a nuestros lectores, médicos y especialistas de Hispanoamérica, a presentarme sus inquietudes y ofrecimiento de temas o entrevistas, a través de los e-mail:
saludlatam@gmail.com y julio.c.alcubilla@gmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario