julio.c.alcubilla@gmail.com

miércoles, 11 de abril de 2012

El Dr. Carlos Ponte, cardiólogo venezolano nos aclara dudas acerca de la Frecuencia Cardíaca

Hoy por hoy, existe un cambio de paradigma en los valores de la frecuencia cardíaca, como factor de riesgo cardiovascular. El Dr. Carlos Ponte es un notable cardiólogo venezolano, el cual junto a su consulta pública y privada, lleva acabo una valiosa labor en La Fundación Venezolana de Cardiología Preventiva. 
Por: Julio César Alcubilla
 saludlatam@gmail.com
 julio.c.alcubilla@gmail.com
 twiter:@editorglobal
 
"La frecuencia cardíaca se define como el número de veces que el corazón late en un minuto, este no solamente debe ser considerado como un marcador hemodinámico o del funcionamiento de la hemodinámia cardiovascular; sino por igual, el hecho de tener frecuencia cardíaca elevada, puede considerarse un marcador de riesgo cardiovascular. Aquellas personas que estando bajo reposo, sentados, tranquilos, sin haber hecho ningún ejercicio físico, llegan a tener una frecuencia cardíaca elevada, pueden padecer un riesgo mayor de un evento cardíaco; llámese infarto, angina de pecho, insuficiencia cardíaca, un evento cerebrovascular e inclusive un mayor riesgo de mortalidad total, que en una persona de la misma edad y del mismo género, la cual en estado de reposo tenga una frecuencia cardíaca menor".

"El punto de corte al definir una frecuencia cardíaca como normal o elevada, ha variado, los conocimientos tradicionales hasta hace poco nos definían como taquicardia o frecuencia cardíaca alta, era la determinada cuando un paciente tenía una frecuencia cardíaca por encima de 100; hoy en día se ha hecho un cambio mucho más riguroso, una serie de estudios epidemiológicos demuestran claramente sin controversia alguna, que tener una frecuencia cardíaca por encima de 80 latidos por minuto, ya presupone un riesgo mayor de sufrir un evento cardiovascular o cerebrovascular y de poder llegar a morir".ç

¿Cuándo estamos entrenando en el gimnasio, estamos caminando, haciendo ejercicios, o estamos en tensión nerviosa por algún evento; experimentamos ciertas palpitaciones o sensación de agitación en el pecho. Esto pudiese significar que tenemos la frecuencia cardíaca alta.?
"Lo que me está comentando, refiere a dos aspectos totalmente distintos, pero ambos términos son referidos por la comunidad en general. Taquicardia, específicamente es la frecuencia cardíaca  elevada cuando estamos en reposo, la cual hoy en día debemos preocuparnos  si está por encima de 80. Cuando hacemos ejercicios, la respuesta normal es que suba la frecuencia cardíaca, porque la manera en que el corazón responde es aumentando esa frecuencia cardíaca, para oxigenar mejor nuestros músculos. Cuando tenemos un susto, estamos apurados o preocupados, esto va a producir igualmente que el corazón se acelere, es normal. Por otro lado las palpitaciones a las que me he referido, corresponden a cuando estamos en reposo, las mismas no deben ser percibidas, ésta percepción del latido cardíaco estando en reposo, puede ser porque el corazón se acelera, lo cual reconocemos como taquicardia. Ocurrir que el corazón se percibe como lento,  lo cual identifica a la bradicardia, o simplemente porque el corazón late de forma desordenada, que es lo que conocemos como arritmia cardíaca. En tal sentido, ésta percepción de los latidos cardíacos, puede ser determinada por cualquier causa y no específicamente por la taquicardia".

Analizándolo desde el punto de vista predictivo, que sería lo concluyente según recientes estudios y por qué varió de 100 a 80 latidos por minuto, la estimación?
"La situación viene determinada debido a que las arterias están expuestas permanentemente al roce que va a producir el latido cardíaco; éste latido a su vez produce un chorro, una expulsión de sangre del corazón, que sale directamente al torrente sanguíneo. Pues bien, éste chorro golpea las paredes de las arterias, generando respuestas en las mismas, debemos entender que las arterias no son un conducto inerte, un tubo sin vida, sino por el contrario; las mismas están compuestas de células que tienen respuestas a estímulos. El latido en una célula, va a producir dependiendo de la magnitud del mismo, un golpe el cual puede ser normal  haciendo elástica a su arteria, o llegar a endurecerse ésa arteria por un golpe duro. Éstos suelen ocurrir en el paciente hipertenso, lo cual produce respuestas en sus células, llegando a inflamarse;  aumentando así la expresión genética, logrando que estas células  se oxiden, generando condiciones como la ateroesclerosis. En tal sentido, no es lo mismo lo que ocurre en un paciente hipertenso, en el cual en vez de que sus arterias reciban ese golpe 60 veces por minuto, lo reciben 85 o 90 veces por minuto. Estamos hablando que son cerca de 10 latidos más por minuto, 60 cada hora y una cantidad adicional considerable cada día; lo cual con el paso del tiempo éstas células están sometidas a un estrés permanente de roce, aumentando la frecuencia aún más en el tiempo, lo cual va a generar arterioesclerosis".

¿Pudiésemos hablar de estadios de frecuencia cardíaca, en cualquier patología asociada o motivada por la misma?
"Realmente no existe una clasificación como tal en estadios, sin embargo lo que sí está aceptado, es que si cualquier persona tiene una frecuencia cardíaca en reposo mayor de 80 latidos por minuto, tiene un valor inadecuadamente alto y se debería buscar consejo médico. Si además éste paciente es hipertenso, o tiene otro factor de riesgo adicional como diabetes, colesterol elevado, definitivamente debe buscar estrategias para bajarla. En tal sentido, una de las múltiples ventajas que tiene el ejercicio físico y las técnicas de relajación, es que bajan la frecuencia cardíaca de una manera totalmente natural, disminuyendo el riesgo asociado a una enfermedad cardíaca".

¿Desde el punto de vista de la población en general, que en la mayoría no contamos con ningún aparato en casa, para medirnos la frecuencia cardíaca, cómo podemos hacernos una evaluación previa?
"Existen dos maneras de tomarse el pulso  o la frecuencia cardíaca, una es colocar los dos dedos (índice y medio), siguiendo la línea del pulgar de la otra mano a la altura de la muñeca. Allí percibimos dos estructuras rígidas, como unos tubos, éstos son los tendones; al centro de ellos se perciben en las yemas de los dedos unos golpecitos, éste es el ritmo cardíaco. Una vez que lo identificamos, debemos contar el número de golpes que sentimos  por un intervalo de quince segundos, este representa la cuarta parte de un minuto. Nuestro resultado de las pulsaciones obtenidas el quince segundos, lo multiplicamos por cuatro, obteniendo una cifra, que si es mayor de 80, debemos consultar de inmediato al médico".
"Por otro lado, nos podemos medir la frecuencia cardíaca en el lateral del cuello, que es donde pasa la arteria carótida, realizando el mismo procedimiento".

¿Cuándo un paciente  padece de Síndrome Metabólico, tan recurrente actualmente en nuestra región, cuáles son sus consideraciones en referencia a la frecuencia cardíaca?
"Precisamente los pacientes que presentan una mayor tendencia a tener una frecuencia cardíaca elevada, son los pacientes con Síndrome Metabólico. Ese exceso de grasa abdominal que tienen quienes padecen de Síndrome Metabólico, es anormal, pues la misma no es solamente tejido de depósito, como debiera de ser en condiciones normales, sino que la conforman un grupo de células que se han deformado y su actividad habitual, se altera, comenzando a sintetizar sustancias anormales, responsables de mantener el Síndrome Metabólico. Sustancias que generan resistencia a la insulina, aumento anormal de lípidos o grasas en sangre, produciendo elevación del colesterol malo, generación de los triglicéridos, disminución del colesterol bueno y que producen exacerbación de la cantidad de adrenalina en la sangre. Como se sabe, la adrenalina es una hormona que está diseñada para ayudarnos a defendernos a la hora de un estrés, es la hormona por excelencia del estrés. Una de las consecuencias de éste estado hiperadrenérgico, es el aumento de la frecuencia cardíaca".
¿Cuáles serían las conclusiones, que debemos resaltar en relación a la frecuencia cardíaca elevada y que nos puede referir, en cuanto a las terapias existentes?
"En general cuando hablamos de prevención  cardiovascular, siempre llegamos al mismo principio: debemos tratar de hacer prevención primordial, es decir, prevención lo más precoz posible. Hacer ejercicios para lograr tener una frecuencia cardíaca baja o normal, realizar igualmente terapias o estrategias que nos ayuden a relajarnos, como el yoga, tai-chi, evitar el aumento de peso. Otra condición de extrema importancia, es el dejar de fumar, toda persona que fuma, tiene frecuencia cardíaca elevada. Por otro lado, una de las maneras de promover las medidas no farmacológicas, es la prevención cardiovascular, además de un estilo de vida saludable. Al llegar a la estrategia farmacológica, los pacientes con frecuencia cardíaca elevada, diabetes e hipertensión arterial, deben ser medicados lo antes posible. 

Mail Dr. Carlos Ponte: ciponte@gmail.com
Twiter: @drcarlospontei

No hay comentarios:

Publicar un comentario